El ave fénix de Europa


Horst Reichenbach, director de la delegación de la Comisión Europea para Grecia

Horst Reichenbach, director de la delegación de la Comisión Europea para Grecia

Grecia levanta cabeza. Por fin, después de meses de rescates, incertidumbre, debates sobre su permanencia dentro de la moneda única y falta de entendimiento entre los políticos helenos y sus colegas europeos, la cuna de Occidente empieza a resurgir de sus cenizas. La Unión Europea ha cambiado su política hacia Atenas y ha pasado de posiciones duras y críticas que no hacían nada por ocultar las tensiones entre ambos, a crear un clima amable, de optimismo y cooperación.

Este es el mensaje que quieren transmitir los altos funcionarios europeos que parece que se han dado cuenta de que las críticas y la incredulidad que la propia Europa mostraba hacia Grecia no ayudaba nada y lejos de ofrecer una imagen de continente fuerte hacia el exterior, los inversores extranjeros huían del Viejo Continente no solo por el miedo a sus frágiles economías sino también por la tensión entre los estados miembros “de primera” y los “de segunda”; eso por no hablar de los “de tercera”. 

La Comisión Europea para Grecia ha sido la primera en difundir este mensaje de recuperación de las finanzas helenas. El director de esta delegación, Horst Reichenbach, se ha mostrado “más optimista que nunca” con la mejora de la economía griega. Como ocurre con estos asuntos, es mejor no cantar victoria antes de tiempo, porque ya se sabe que las bolsas suben y se desploman a una velocidad vertiginosa. Para evitar que los griegos se confien antes de tiempo, Reichenban ha señalado algunos aspectos que todavía siguen en observación como el sector bancario o la evasión fiscal.

El director de la delegación de la Comisión Europea para Grecia, compuesta por unos cincuenta miembros, no ha sido el único en percibir esta mejora. La líder europea por excelencia, la canciller alemana Angela Merkel también ha mostrado su apoyo a Grecia. En su papel de guardiana de la unidad europea ha declarado que Grecia no puede abandonar la zona euro, porque no solo sería un error económico, sino también “un grave error político” que repercutiría en los mercados. Sin embargo estas palabras no dan vía libre a Grecia para iniciar su independencia económica de la troika (Unión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo) y tanto los políticos griegos como los ciudadanos tendrán que hacer sus deberes para que Europa siga respaldándoles.

Noelia Fernández Aceituno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s