Sueldos bajos, también en Alemania


Alemania ha sido durante décadas el país más admirado de Europa. Su próspera economía, su organizada estructura política, su sentido de la responsabilidad laboral, y también el esfuerzo por aprender de los errores y hacer desaparecer las rencillas que pudieron quedar después de la guerra son algunos de los motivos que convirtieron al país germano en un ejemplo, en un espejo en el que se miraron los demás países del Viejo Continente; tanto en los años en los que la democracia empezaba a florecer como ahora, cuando en tiempos de crisis la economía alemana permanece impasible.

Pero no es oro todo lo que reluce, y Alemania tampoco es la Tierra Prometida. Desde fuera las cosas se ven distintas y en el caso de este país en concreto todo parece maravilloso: ciudadanos eficientes que trabajan por mantener un país estable. Sin embargo, el mito alemán está cada vez más desmitificado. Ni los sueldos son tan altos ni los extranjeros tienen las mismas oportunidades que los alemanes nativos. La Universidad alemana Duisburg-Essen ha realizado un estudio a través de su Instituto para el Trabajo y la Cualificación en el que ha sacado a relucir datos que evidencian una realidad desconocida de Alemania.

La población activa alemana cuenta con unos cuarenta y dos millones de personas en edad de trabajar. De estas, casi 8 millones

Las mujeres alemanas son las más perjudicadas por los minijobs

Las mujeres alemanas son las más perjudicadas por los minijobs

sobreviven con un sueldo base de 400 euros; un ridículo salario que, como siempre, afecta más a las mujeres. En concreto, más de la mitad de esos ocho millones son mujeres. Las repercusiones de las bajas remuneraciones de los minijobs a corto plazo son evidentes, pero también hay que pensar en las consecuencias a largo plazo que pintan un panorama muy negro para estos trabajadores. Una persona que perciba 400 euros al mes tendría derecho después de un año a una pensión mensuales de 3,11 euros; lo que después de una vida laboral de 45 años laborales se traducirá en una pensión de 193,95 euros al mes.

Una cifra que pone el futuro de muchos alemanes al borde de la pobreza, ya que muchos de estos miniasalariados solo reciben ese sueldo a lo largo de su vida. Estos minijobs han ayudado a reducir la tasa de paro en Alemania, que pasó del 10,7% en 2004 al 7,7 en 2009. Una reducción que se ha logrado a costa de que en cinco años (1995-2010) el número de personas con un miniempleo creciera en más de 2,3 millones. Aunque muchas veces los números se intentan camuflar con palabras, hablan por sí solos: uno de cada cuatro alemanes no cobra ni 9,15 euros brutos a la hora y la media de los salarios es todavía más baja con 6,68 euros por hora en la parte occidental y 6,52 euros en la antigua zona soviética.

Los menores de 25 años, los empleados temporales y las personas sin formación profesional son los grupos que se corresponden con el perfil de miniasalariados. Los extranjeros también entran dentro de los trabajadores con sueldos más bajos. Sueldos que también se rebajarán a los profesionales extranjeros altamente cualificados, que pasarán a cobrar entre 34.000 y 44.000 euros de los 66.000 euros anuales que recibían hasta ahora.

Noelia Fernández Aceituno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s