Conoce Estrasburgo


Cualquier fecha es buena para viajar y conocer un poco mejor a nuestros vecinos europeos. Sin embargo, el trabajo, los estudios, la falta de tiempo y sobre todo, la falta de dinero en el bolsillo nos ponen trabas continuamente para no dejarnos salir del país. Las vacaciones de Semana Santa son una buena fecha para desconectar un poco de nuestras obligaciones diarias y aprovechar para realizar una pequeña escapada por Europa. Cansados de las tradicionales Roma, París, Londres o Ámsterdam, el Viejo Continente también ofrece preciosos rincones que conocer, llenos de vida y de historia.

Estrasburgo es una de esas ciudades de las que todos hemos oído hablar pero que muchos no saben muy bien donde situar. Y es que esta ciudad que apenas supera el medio millón de habitantes se pierde en la frontera entre Francia y Alemania, concretamente en la antiguamente disputada región de Alsacia. A las orillas del Rhin se levanta desde el año 500 la ciudad que hoy conocemos como Estrasburgo. Reflejo de sus siglos de historia son los cientos de monumentos que se pueden conocer caminando por sus calles. Ya desde lejos se puede ver la imponente fachada de su catedral, una joya gótica que destaca por el color rosado de los sillares que la levantan. Pero además de su imponente presencia, la catedral alberga en su interior un reloj astronómico, instalado en el siglo XVI, aunque su última reconstrucción se produjo en el siglo XIX. Este reloj tiene la peculiaridad de marcar la antigua hora de Alsacia, media hora adelantado a la hora normal.

El barrio de la Petite France es una de las zonas más visitadas de la ciudad. Las tradicionales construcciones alsacianas levantadas a orillas del río. Pasear por este barrio es como viajar en el tiempo y retroceder varios sitios atrás. Las casas se mantienen con el mismo encanto, las flores dan color a los balcones y las tablas de madera tallada adornan las fachadas. No podían faltar los puentes para atravesar el río, como los puentes cubiertos, tres construcciones por las que se accede a la Petite France.

Petite france

Petite France

Pero si hay algo por lo que destaca Estrasburgo es por combinar la tradición con la actualidad. Hoy sus históricos monumentos conviven con las modernas construcciones sede de las instituciones europeas. Todas ellas se concentran en un distrito que no podía llevar otro nombre que Barrio Europeo. Aquí el visitante se puede sentir como un auténtico funcionario europeo visitando el Parlamento, donde se realizan las sesiones plenarias, el Consejo Europeo o el Palacio de los Derechos Humanos entre otras instituciones. Todos los edificios son propiedad de la ciudad, que se los cede en régimen de alquiler a la Unión Europea.

Parlamento Europeo

Tribunal Europeo DDHH

Tribunal Europeo DDHH

Noelia Fernández Aceituno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s