Las olvidadas elecciones griegas


La sombra de las omnipresentes elecciones francesas ha eclipsado por completo otros comicios que también son decisivos para el futuro de Europa. Mientras Francia decide hoy si confía en las políticas aperturistas del socialista Hollande, que prometen recortar el poder de Merkel o se decanta por Sarkozy, que continuará con el matrimonio Merkozy; Grecia acudirá a las urnas para intentar encauzar su situación y depositar la poca confianza que les queda en alguno de los partidos que concurren en estas elecciones.

Las anticipadas elecciones griegas, que deberían haberse celebrado en el otoño de 2013, son la última esperanza de encontrar un camino, un rayo de luz que ayude a vislumbrar el final de un calvario que empezó para los helenos en 2009 y que desde entonces, lejos de mejorar, se ha ido agravando. Los rescates económicos, las medidas de ajuste y las dimisiones de muchos políticos solo sirvieron para generar un clima de crispación que se reflejaba en las continuas manifestaciones en las calles, las huelgas generales y en la desesperación de todos aquellos que de la noche a la mañana se vieron en quiebra. En unos tres años, la cuna de Occidente entró en un ocaso del que le costará salir.

Grecia decide su futuro entre un clima de crispación

Grecia decide su futuro entre un clima de crispación

La pesadilla griega no acabará hoy con la renovación de los escaños del Parlamento y es que el nuevo gobierno tendrá que efectuar nuevos recortes, esta vez de 11.500 millones de euros, según lo pactado con el FMI. Entre la sociedad helena se siente un rechazo hacia los organismo económicos internacionales, en especial hacia la troika (Fondo Monetario Internacional –FMI-, el Banco Central Europeo –BCE-,  y la Comisión Europea), que sin duda afectará a los dos partidos principales: los conservadores Nueva Democracia y los socialistas PASOK. Los griegos castigarán en las urnas a los políticos que les metieron de cabeza en la crisis y que no fueron capaces de tomar las riendas a tiempo. Según las encuestas, los socialistas se tendrán que conformar con el 15 por ciento de los votos, mientras que los conservadores tendrán que esforzarse mucho para conseguir llegar al 20.

Estos comicios supondrán un punto y aparte para Grecia, ya que el bipartidismo perderá fuerza y llegarán al Parlamento nuevas formaciones. Además del ND y el PASOK, existen otros 30 partidos y algunos de ellos conseguirán un número de escaños considerables. Sin embargo, el principal temor en Europa es el ascenso de los partidos extremistas, tanto de izquierda como de derecha. Syriza, fuerza de izquierdas, se hará con el 10 por ciento de los votos. Por su parte, el partido de corte neonazi, Amanecer Dorado se alzará con el 7 por ciento. La presencia de estas formaciones pone en peligro las medidas ideadas por la troika para Grecia, ya que solo ND y PASOK se muestran partidarios con los ajustes impuestos desde el exterior. A las siete de la tarde Grecia cerrará los colegios electorales y tras un lento recuento se conocerá cuál ha sido la decisión de los helenos y el impacto que tendrá, tanto para el país como para el resto de Europa, el castigo a los políticos.

Noelia Fernández Aceituno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s