El camino de Europa


Otto de Habsburgo fue uno de los grandes europeístas del siglo XX. Pero Otto no era solo un político, era el hijo mayor del último emperador austrohúngaro, Carlos I, y como tal estaba llamado a ocupar uno de los tronos con más solera del Viejo Continente. Sin embargo, los acontecimientos históricos, siempre caprichosos, le llevaron por otros derroteros y aquel joven que se preparaba para ceñirse la corona austrohúngara tuvo que huir de su país en 1919 después de la disolución del Imperio Austrohúngaro. Suiza, Francia, Bélgica y España fueron los países en los que Otto de Habsburgo creció y forjó su sentimiento europeísta. La persecución nazi, que puso a su familia en el centro de la diana, y el empeño de Hitler en separar y delimitar los territorios europeos acentuó todavía más el deseo de este europeo por unir lazos. Sigue leyendo